Me encanta la tecnología, muchas veces me he sentido afortunada de tener un teléfono inteligente que me recuerda mis citas, los cumpleaños de mis seres queridos y me mantiene en contacto con las personas que quiero o que ellos me compartan lo que les gusta o lo que no les gusta. Me siento conectada y al día.
Google se ha convertido en una herramienta favorita para resolver dudas! Me dice cómo hacer casi cualquier cosa, me traduce, me explica lo que no entiendo y tengo las últimas noticias cuando las quiero o necesito.
Casi podría decir que no tener esta tecnología y aplicaciones maravillosas seria como estar obsoleta.
Pero, en esta aparente idea de que yo decido y controlo su uso, también me he dado cuenta que puedo quedar atrapada perdiendo energía y tiempo conectada a mi teléfono y redes sociales, y que a menudo he perdido tiempo para disfrutar, descansar o cultivarme, afectando mi bienestar personal y mis relaciones.
Mira, tomemos en cuenta que los genios de las redes sociales y las nuevas tecnologías ahora saben cuáles son nuestros gustos y preferencias y nos hacen tentadoras invitaciones a ver sitios web con cosas que nos interesan, y en las que ellos pueden colocar anuncios para que sus clientes ganen dinero. Esta infinidad de “ofertas electrónicas” distraen muestra atención de los que es urgente y más aún nos distrae de lo que es importante, escuchamos y vemos menos a las personas que nos rodean, disminuye nuestra productividad y ha aumentado las tasas de mortalidad por accidentes automovilísticos.
Será muy importante reconocer si sentimos no solo gran apego a nuestros equipos tecnológicos, sino también si estamos manifestando una conducta adictiva a estar viendo o tocando constantemente sus pantallas, podemos estar cayendo en patrones adictivos de distracción por conexión a la tecnología.

¿Qué puedo hacer?
Si tú estás deseando un poco más de control y libertad para elegir realmente y hacer buen uso de la tecnología te sugeriría 3 cosas que realmente pueden ayudar:

Silencia los mensajes y apaga las alertas, coloca tu teléfono con la pantalla hacia abajo.
En casa fuera de la vista tener el teléfono fuera de alcance evitara estarlo viendo de forma impulsiva a cada momento. Fuera de la recamara, pues dormir con el teléfono cerca te quita la libertad de descansar a tus anchas, también lejos cuando comes o estas con tu pareja.
Manos libres al caminar o manejar no tengas el teléfono en tus manos. Evitaras accidentes y el estar desconectado de tu entorno.
La tecnología es increíble y la usamos gran parte de nuestro dia, así que no podemos, ni queremos simplemente renunciar a ella, pero úsala con conciencia y para tu servicio.
Esto te puede ayudar a experimentar mayor libertad y ganar tiempo para vivir y disfrutar más sanamente, ¿tu que opinas?

Patricia Vigil